Muchas personas acuden a terapia de pareja esperando que funcione como la solución a una crisis que los está haciendo sufrir.

Una cura –casi mágica para algunos- que solucionará ese malestar que la pareja lleva consigo desde hace meses, incluso años.

¿Pero realmente funciona  la terapia de pareja?

Esa es la pregunta que responderemos en este artículo. Lee con atención si tu intención es acudir a terapia de pareja, pero todavía no estás segura de si de verdad funciona.

funciona la terapia de pareja?
En este artículo te hablo de...
    Add a header to begin generating the table of contents

    ¿Qué es la terapia de pareja?

    Es la terapia que lleva a cabo un psicólogo especialista con el fin de mejorar la situación y la relación de una pareja.

    Las parejas buscan a este tipo de especialistas cuando existe una problemática de algún tipo, que genera sufrimiento a una o ambas partes.

    Sin embargo, no se debe pensar que la terapia es solo para parejas con problemas graves, es mejor acudir temprano cuando la situación apenas está empezando, que hacerlo demasiado tarde.

    ¿Funciona la terapia de pareja?

    Sí, funciona. De hecho, 3 de 4 parejas que acuden a terapia afirman haber experimentado una mejoría notable en la relación.

    Una cifra curiosa, ya que 3 de 4 parejas también terminan rompiendo en algún momento.

    El porcentaje de éxito de las parejas que acuden a terapia ronda el 70% de los casos.

    En qué consiste la terapia de pareja, cómo funciona

    El proceso de tomar la decisión de ir a terapia de pareja, no suele ser sencillo.

    Aun sabiendo los problemas que tienen y que necesitan ayuda, muchas parejas tardan en tomar la decisión debido a la desinformación, o falta de ella, de cómo es el proceso de la terapia. De hecho sabemos que las parejas tardan un promedio de 7 años en pedir ayuda. ¿Increíble verdad?

    Veamos de forma breve, en qué consiste el proceso de terapia de pareja.

    Primera cita

    Cuando la pareja, o al menos una de las partes, han tomado la decisión de ir a terapia y pide una cita, es atendido por el psicólogo que les ha sido asignado.

    Si solo va uno a terapia por que la otra persona no quiso, es posible trabajar algunos aspectos. La terapia funciona cuando la persona está motivada, sabe que existe un problema y quiere solucionarlo”

    En la primera sesión se preguntan los datos personales, el tiempo que llevan juntos, si tienen hijos, como se conocieron, como llegaron a la conclusión de que necesitaban ir a terapia… Y se evalúa cuál es la motivación y sobre todo las expectativas de ambos.

    En esta parte se fijan las reglas, tanto para esta primera sesión como para el resto. La más importante es escuchar y respetar la palabra, la forma de vivir las cosas y la forma de sentirlas de la otra persona.

    Para poder entender y entenderse, escuchar y activar la empatía es clave.

    Al final de esta primera cita, se determina si la terapia de pareja encaja o no con lo que necesita la pareja y se empieza a definir el objetivo de la terapia y el proceso a seguir.

    Segunda cita

    En la segunda sesión, se convoca de nuevo a los miembros de la pareja y empieza el proceso de conocerlos mejor para poner sus dificultades en contexto..

    El objetivo es que las dos partes se expresen con la mayor libertad posible, pero también con tacto y con mucho respeto. Hablamos de los hechos más importantes en la vida de cada uno, de las familias de origen y también de su historia de amor.

    Después, a menos que sea necesario por algún tema en concreto, el resto de las sesiones son en conjunto con los dos o las dos presentes.

    Un principio y un final

    Nuestro método de terapia de pareja tiene un principio y un final.

    Esto quiere decir que nuestro objetivo es solucionar los problemas que puedas tener y no embarcaros en un tratamiento interminable.

    Por eso, desde un principio fijamos un calendario con el número de sesiones pautadas para ayudarte a organizarte mucho mejor.

    ¿Cuánto dura la terapia de pareja?

    Cuanto dura la Terapia de Pareja A diferencia de otras consultas, nuestras sesiones duran una hora y media en vez de una hora, para que los dos tengáis posibilidad de expresaros y tengamos el tiempo suficiente para trabajar con tranquilidad. 

    Por otro lado, la duración general de la terapia es de unas 12 sesiones y solemos pedir un compromiso por al menos las cuatro primeras sesiones.

    En el caso de que se realice la terapia completa, teniendo en cuenta que las sesiones se hacen de forma quincenal, la terapia dura 6 meses aproximadamente.

    ¿Para qué sirve la terapia de pareja?

     La terapia de pareja funciona porque arroja luz sobre los problemas que están generando un trastorno o malestar y ayuda a encontrar soluciones concretas y aplicables.

    Con la ayuda de un profesional especializado, conocerás las claves para solucionar los problemas actuales y aprenderás herramientas que te servirán para afrontar los que pueda haber en el futuro. Es importante que entiendas que como terapeuta de pareja, no os puedo ayudar si me pongo de parte de uno de los dos, sino que debo intentar ser imparcial. Entenderos a ambos con la mayor profundidad posible, me permite ayudaros a vosotros a entenderos mucho mejor. 

     Para ser exactos, la terapia de pareja ayuda a solucionar los siguientes aspectos:

     Mejora la comunicación ¿La terapia de pareja funciona? 1  

    Este es un cambio positivo que se empieza a notar rápidamente cuando una pareja acude a terapia. 

    Muchas parejas tienen problemas para comunicarse abiertamente, por temor a la culpa o a ser juzgados, lo que conlleva a muchos problemas y malentendidos.

    En la terapia se crea un ambiente tranquilo, seguro, libre de culpa, donde ambos podéis compartir vuestras emociones y sentimientos en un proceso que os enseña cómo comunicaros de forma constructiva.

     Fortalece la confianza y la conexión 

    Todas las parejas tienen en mayor o menor medida diferencias y similitudes.

    Y aunque al principio os enfoquéis más en lo que os une y en lo que tenéis en común, con el tiempo las diferencias se van haciendo más evidentes y suelen generar roces y conflictos. 

    Mi trabajo como terapeuta es ayudaros a entender mejor las necesidades del otro, lo que le hace sentir querido y cuidado, lo que necesita para sentirse apoyado y querido… De alguna forma me convierto en traductora de vuestros mundos internos, para que entendáis mejor todo aquello del otro que no os encaja, os descoloca e incluso os irrita. 

    Ayuda a empatizar con la pareja

    Gracias a la terapia, poco a poco seréis más capaces de poneros el uno en el lugar del otro.  

    Esto os ayudará a eliminar esa competición por ver quién es más culpable, quién se esfuerza más, quién está más comprometido o quién manda más en la relación. 

    Ayuda en la vida sexual de la pareja

    ¿La terapia de pareja funciona? 2

    Una pareja comparte su vida tanto fuera como dentro de la cama, y los problemas que afectan a la relación sexual, afecta na la sentimental y a la vida cotidiana. Y lo mismo es cierto en sentido contrario. 

    Ambas partes están interconectadas, y si una resulta ser insatisfactoria, puede repercutir en molestias que si se agravan, terminan acabando con la relación.

    Ignorar conscientemente los problemas en la vida sexual de pareja no va a hacer que se resuelvan. La terapia os puede ayudar a descubrir qué está sucediendo y cómo podéis lograr disfrutar ambos de vuestra vida sexual. 

    Enseña a valorar el esfuerzo de cada uno

     Seguramente habrás escuchado el dicho “No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”. En este caso funciona perfectamente.

    Gracias a la terapia, ambos aprenderéis a reconoceros el uno al otro, a valorar el esfuerzo que supone introducir cambios, a identificar y volver a conectar con lo que os gusta del otro… 

    Volveréis a conectar con esos pequeños detalles que pasan desapercibidos o que se dan por sentados pero que os pueden volver a enamorar.

     ¿Por qué falla la terapia de pareja?

     Un porcentaje importante de las parejas que acuden a terapia, llegan demasiado tarde. A mi me gusta explicar la semejanza que hay entre pedir ayuda en una terapia de pareja o pedirla por una lesión o por un malestar físico. Si voy al médico cuando me empieza a doler la espalda, es muy posible que el margen de mejora sea grande. 

    Si tardo años en pedir ayuda, hay una gran probabilidad de que haya complicaciones y que la solución sea más compleja.

    En los problemas de pareja sucede lo mismo: el mejor momento para ir a terapia es cuando se empiezan a dar las primeras señales de malestar, de que algo no va bien.

    Sabemos que en promedio, las parejas esperan 7 años en acudir a terapia.  Años llenos de malas experiencias, sentimientos negativos y un desgaste increíble. Años que lo que logran es que el resentimiento y el rencor se vayan instaurando en la relación. 

    Para estas personas, la terapia es su último recurso, el último intento antes de rendirse y terminar con la relación. Y en estas situaciones es más complejo pero eso no significa que sea imposible. 

    Por otra parte es un error pensar que el objetivo de la terapia de pareja es evitar a toda costa que la relación no termine. Una relación estancada y sin posibilidades de progresar, también puede ser una fuente de sufrimiento. 

    Por ejemplo si las dos personas han ido evolucionando con los años, y tienen proyectos de vida incompatibles, intentar alargar la relación de forma artificial no suele funcionar.

    Uno de los posibles objetivos de la terapia, puede ser llevar a buen puerto la conclusión de una relación, para que se haga de la manera más amistosa posible.

    De esta forma, no queda en ninguna de las partes sentimientos de culpa o remordimientos que lastren futuras relaciones.

    Tipos de terapia de pareja

    Cuando hablamos de terapia de pareja (y los problemas que llevan a dos personas en una relación amorosa a solicitar ayuda profesional) hay distintos modelos teóricos y prácticos.

     Todos forman parte de la psicología y cada uno tiene su utilidad y función dependiendo de cada caso particular.

     Veamos algunos de los principales tipos de terapia de pareja que se pueden aplicar.

     Terapia de pareja cognitivo-conductual

    Este tipo de terapia es de las más conocidas y pone el foco en las cogniciones, creencias, expectativas y pensamientos de cada una de las partes así como en su comportamiento. 

     Terapia de pareja sistémica

    Este es nuestro modelo de trabajo que pone el foco no solo en vosotros dos como individuos, sino también en vuestra relación y en todo lo que se da alrededor. ¿Te suena la frase “yo soy yo y mis circunstancias”? Pues los psicólogos con este tipo de orientación, prestamos mucha atención al contexto, a todo lo que os rodea para encontrar posibles soluciones a als dificultades que estáis viviendo. 

    Además al ser un enfoque orientado a las soluciones, buscamos que más allá de interpretaciones teóricas, puedas saber qué cosas concretas puedes hacer para sentirte mejor tú mismo y en tu relación de pareja. 

     Terapia de pareja humanista

     Este tipo de terapia se enfoca más en el individuo que en la pareja como conjunto.

     Se busca que se desarrollen y fortalezcan los aspectos positivos de cada uno, así como derribar prejuicios, paradigmas y roles impuestos (por la sociedad, por uno mismo, etc.)

     De esta forma, al mejorar cada parte como individuos, se consigue una relación más sana y estable.

     El momento adecuado para ir a terapia de pareja

    Quizás te resulta difícil decidir si ya ha llegado el momento de pedir ayuda. 

    Yo te recomendaría que te lo plantearas de la misma forma que te lo planteas cuando recurres a un técnico por otras “averías” o dificultades. De entrada cuando algo en casa no funciona, intentamos ver si sabemos resolverlo. Y solemos probar una, dos o varias opciones. Cuando ya vemos que no lo logramos, cogemos el teléfono y buscamos ayuda. 

     En tu relación de pareja, el proceso será muy parecido. Cuando llegáis a terapia ya habéis intentado varias cosas por vuestra cuenta y no han funcionado. Entonces, el mejor momento para ir a terapia de pareja es cuando empieces a sentir que algo no está bien y que no tenéis las herramientas necesarias para resolverlo por vosotros mismos.

     Cuando sientes que no te entiendes con tu pareja, que hablan menos, que no os entendéis, cuando uno de los dos atraviesa por una crisis como la muerte de un ser querido, cuando hay insatisfacción prolongada en la relación sexual, cuando no lográis poneros de acuerdo en cuanto a los planes a futuro…

     Cualquier cosa que produzca molestia durante cierto tiempo, incluso si parece que carece de importancia, es motivo suficiente para ir a terapia.

     Recuerda lo que mencionamos antes sobre la razón por la que falla la terapia de pareja. No esperes años y años por algo que quizás con unas pocas sesiones se puede resolver. 

     ¿Qué ocurre si mi pareja no quiere ir a terapia?

    Existen casos en que solo una de las partes acude a terapia. En esas ocasiones, el terapeuta puede trabajar con esa persona para conseguir cambios que puedan repercutir de forma positiva en ambos.

     Por ejemplo, si la persona que va a terapia reconoce que se enfada con facilidad y que su comunicación muchas veces no es la adecuada, se trabaja para que pueda hablar de una forma tranquila, asertiva, constructiva y positiva. En toda terapia de pareja hay también una parcela de trabajo personal. 

     Sin embargo, es importante entender que lo idóneo es que ambas partes acudan a terapia. El objetivo es trabajar en los posibles problemas y conflictos de los dos, no de uno solo. Cuando hay un problema, cuántas más manos para resolverlo, mucho mejor. 

    ¿La terapia de pareja funciona? 3

     Nuestro método: Terapia de pareja online

    Aunque ofrecemos consultas presenciales en Barcelona y en El Vendrell,  puedes acudir a terapia desde cualquier lugar.

     Sin necesidad de traslados, de tener que hacer malabares para dejar tus hijos con alguien de confianza –si es que tienes hijos- y con la certeza de que será un tratamiento 100% confidencial. 

    Solo necesitas Internet, tu ordenador, tablet o móvil y un lugar tranquilo donde poder hablar sin distracciones.

    Estarás trabajando para solucionar cualquier problema por el que esté pasando tu relación, junto a un equipo de profesionales especialistas con años de experiencia en el campo.

     ¿Quieres saber con exactitud cómo podemos ayudarte?

     Entra aquí, llena el formulario y pide una primera visita totalmente gratis.

    Recuerda, no dejes que los problemas crezcan demasiado y sin control. Recupera tu relación y ten una vida más feliz, sana y satisfactoria.

    Quizá te interese leer:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Ir arriba